Empate con sabor agridulce.

Jugamos un buen partido en Gijón ante el TSK Roces, fuimos superiores, pero un penalti que nos pareció injusto y que nadie vio, salvo el árbitro, nos privó de una victoria que nos venía estupenda para irnos de vacaciones.

Llegábamos a esta jornada con muchas bajas. El míster decidió saltar al campo con Marcilla, Amez, Michu, Álex, Mathe, Plaza, Cris, Jonás, Marcos, Raúl y Chema. Comenzamos bien el partido, tocando el balón y llegando al área rival varias veces. En una de esas llegadas, Plaza entró por la banda, se fue hacia el centro del área y ahí le dio al balón con rosca, perforando la meta rival. Nos pusimos por delante en el marcador y seguimos controlando el partido. De repente,  en una jugada sin aparente peligro, nuestra defensa cortaba el balón, pero el árbitro decidió que había derribado al rival y pitaba un penalti protestadísimo por los nuestros. Con el lanzamiento del penalti nos empató el Roces, con la ley del mínimo esfuerzo y con ayuda.

En la segunda parte salimos con la intención de ganar el partido, pero muchas veces el portero rival y otras veces la mala puntería, desbarataron todas nuestras oportunidades. Llegamos así al final del partido, con la sensación de haber perdido tres puntos, en lugar del punto que nos llevamos.

Lo importante es que nos vamos de vacaciones de Navidad metidos arriba, con una ilusión renacida tras el mal comienzo de temporada. Tenemos una gran plantilla, pero, sobre todo, somos una gran familia que vamos todos a una y esperemos que al final de temporada, consigamos el objetivo del ascenso.

Como siempre, tenéis aquí disponibles las mejores fotos del partido.

 

¡Fuerza, Lugones!

Share This