Si hay que definir el resultado en pocas palabras, utilizaríamos solo dos: empate injusto.

Hay veces en las que, por mucho que luches y bien que juegues, factores externos impiden que acabes el partido con resultado a tu favor, y el domingo pasado nos tocó a nosotros.

La alineación inicial decidida por Pulgar para enfrentarse al C. D. Vallobín fue la siguiente: Marcilla, Javi Pontón, Michu, Pablo Riesgo, Mate, Jonás, Cris, Deco, Marcos Norniella, Raúl y Chema. La primera parte resultó bastante igualada, aunque el control del juego correspondió a nuestro equipo. Lo más destacado de este tiempo fueron un par de ocasiones que tuvo Deco y un posible penalti a nuestro favor que el árbitro no vio.

La segunda parte ya fue otra historia diferente. Tras una falta no señalada a Norniella, los jugadores rivales roban el balón y acaban la jugada marcando gol. A partir de este momento, el balón fue totalmente de nuestro equipo y, mientras las ocasiones iban cayendo sin ningún resultado, el rival se limitaba a perder el tiempo sin recibir ninguna advertencia. Por suerte, tras un primer aviso de Marcos Norniella que paró bien el portero rival, nuestro jugador remató perfectamente de chilena un saque de esquina y alojó el balón en el fondo de la red.

Demostrando la ambición que debemos tener siempre, nuestro equipo dio un paso adelante en busca de los tres puntos, pero la suerte no estuvo de nuestro lado. Primero, nos anulan por falta previa un gol en el que dos rivales saltan solos de cabeza y meten el balón en su propia portería (sí, anulado por falta… suponemos que la falta se la hicieron entre ellos). Más tarde, Chema tiene una gran ocasión, pero entre los cuatro rivales que estaban bajo palos y el portero, el balón no quiso entrar.

Acabó el partido con empate y, aunque lo consideremos injusto, debe servir para que sigamos peleando cada jornada como si fuera el último partido. ¡No siempre tendremos la suerte tan esquiva!

Aquí os dejamos la galería de fotos del partido.

 

¡Fuerza, Lugones!

 

Share This